plage-tuniseEn el mundo hemos creado cosas tanto excelentes como lamentables. No existe un mejor invento en la historia de la humanidad que el WiFi, esa seña inalámbrica que te permite navegar por la súper carretera de la información desde cientos de miles de dispositivos. De esta forma puedes estar al pendiente de tus asuntos (sean de la chamba o personales) desde donde quieras. Claro, estás condicionado a encontrar esas “islas” que ofrezcan una buena señal y, si es gratuita, mucho mejor. Por otro lado, la basura en lugares públicos es algo molesto, vergonzoso y, al parecer, tiende a aumentar. La ignorancia del ser humano sobre el manejo de la basura que deja abandonada a su paso es sinónimo de ignorancia y falta de respeto por el medio ambiente y por quienes se encuentran a su alrededor. ¿Qué se puede encontrar en común entre ambos extremos?

Si algo nos ha enseñado el mkt, es que con una excelente motivación, el ser humano es capaz de realizar lo imposible. Desde aventarse desde la estratósfera, donar miles de dólares por una buena causa, comer cientos de salchichas en menos de 5 minutos y hasta limpiar su entorno.

 

De eso trató la acción propuesta por Tunisia Telecom en una de las hermosas playas de aquél país. Por medio de un boot y pantallas, comunicaron a los playistas que, entre más basura llevaran a sus contenedores (equipados con una báscula), éstos podrían conectarse a una red WiFi que aumentaría en cuando a velocidad y alcance conforme más deshechos se reunieran. Llegado a un peso determinado, la señal fue abierta para todos de manera gratuita.

Esta activación fue un simple canje, basura por ancho de banda. Pero es un excelente esfuerzo para generar conciencia sobre la producción desmedida de deshechos. Y, también, ir a la playa y pasarte todo el día en internet… Bueno, habrá quien no quiera meterse al mar o socializar.

Información vía Ads of the world.