WINNER_BEN-HENNON_TAILWHIP-TRANSFERA Red Bull no le bastó con llevar a un hombre a los límites de la atmósfera terrestre y hacerlo saltar desde ahí, sino que sigue en la búsqueda de las acciones más extremas que vinculen emociones fuertes con su marca. Fieles a la tendencia de vincular emociones con sus productos o servicios, los señores a cargo de esta bebida energética vuelven a dar cátedra de cómo impresionar al consumidor en las calles, con elementos que, a simple vista, tenemos todos los días a la mano. 

La ejecución es simple, hacer que un campeon de BMX realice sus suertes en una rampa. Es algo que hace todos los días y cualquiera puede hacerlo. El twist es que estas rampas son móviles, ya que dos trailers los transportan de un punto a otro de la ciudad.

 

Aunque los camiones no se mueven a altas velocidades, el riesgo de realizar suertes en una plataforma que no es estática aumenta la adrenalina de los consumidores, quienes de inmediato relacionan a la marca con la acción. Esto cierra el círculo de comunicación, con lo que el esfuerzo impacta de manera contundente.

Esta acción se realizó en las calles de Perú.