KLM_FlatOrNot14Promover un producto o servicio de una forma original y creativa es un reto que pocos aceptan. Imaginar estrategias que vayan de acuerdo con el target, así como con las necesidades del cliente, es un arte que no cualquiera puede visualizar. Peor aún, es un esfuerzo que, o obtiene muy pocos impactos o no recauda el ROI que el cliente espera. Para que una estrategia de promoción sea efectiva, tanto para el consumidor como para el cliente, ésta debe tener una serie de elementos puntuales que eliminen factores que compliquen la mecánica y simplifiquen la experiencia. 

DDB & Tribal Worldwide entendieron que, para promover el nuevo servicio de KLM no bastaba con un spot en televisión o una estrategia en los puntos de venta; tenían que hacer que el consumidor viviera de primera mano la nueva manera de viajar en uno de sus trasatlánticos.

Con la finalidad de promover los nuevos asientos plegables para sus pasajeros de primera clase, la agencia propuso colocar esos mismos asientos en la sala de espera del aeropuerto. Y, por medio de cámaras escondidas, grabarían a las personas que, sorprendidos, verían cómo su silla se convertía en una cómoda cama, tal y como ocurriría en sus vuelos.

Y, sin saberlo, participaban también en una promoción, pues aquél que aprovechara el asiento y se acostara en él, obtendría un boleto doble business class.

 

KLM Flat or Not pudo no haber premiado a muchos consumidores durante esta activación, pero migró la experiencia a una plataforma virtual en donde los internautas aún pueden ganar boletos de primera clase para alguno de los destinos de la firma.

La idea es simple, al igual que la implementación. Pero es poderosa y vincula una experiencia fuera de serie con la marca.