Trying-out-Dinnercam-620x413Hecho: el internet le cambió la vida a todo el mundo; Hecho: los dispositivos móviles cambiaron la forma en la que la humanidad se comunica; Hecho: ambas herramientas mezcladas son un elemento fundamental de más de la mitad de la población del planeta en este momento. Realmente, ya es imposible vivir cada día sin estar conectado a la “mega carretera de la información. Nos informa, nos entretiene, nos guía, nos apoya, incluso nos educa y abre espacios para que talentos (hasta hoy) desconocidos tengan una plataforma con alcance internacional, en donde sus obras, música, poesía, textos, etc, sean apreciados por gente de todo el mundo. Con una herramienta con estas capacidades, uno se imaginaría que la humanidad podría alcanzar nuevos niveles de conciencia sobre su existencia, su importancia para con el planeta y la relevancia del individuo en un mundo totalmente comunicado. Pero no, con todos estos elementos a la mano, el ser humano lo único que puede hacer es fotografiar su comida

Admitámoslo, todos lo hemos hecho, unos por presunción, otros por un sentimiento de pertenencia u aquellos que ven reflejada su cultura en un platillo típico, bien elaborado.

Esta tendencia de tomarle fotos a la comida se convirtió de un pasatiempo a una forma de comunicación “no verbal”, en donde las imágenes hablaban de sabores, olores y culturas, mientras que causaban antojos en todo el ciberespacio. Por ello, la empresa MWEB en Sudáfrica, decidió colocar una cámara especial en ciertos restaurantes de la ciudad. ¿Para tomar selfies? No. ¿Para retratar tu típica foto grupal con tus amigos durante una rica cena? Tampoco.

Esta cámara le toma fotos a tu comida. Las edita. Te las envía a tu celular vía Wi-Fi y te la imprime en una instantánea, con la única finalidad de mostrarle a los consumidores cómo es que el internet nos ha cambiado la vida… para bien o para mal.

¿Demasiado? Sin duda. ¿Curioso? Sin duda. ¿Será posible ver algo similar reflejado en un futuro en México? Sin duda.