doc-brown-tony-hawk-introduce-the-world-to-real-hoverboards-01El internet es  un espacio libre, en donde los consumidores son los amos y señores de lo que ahí ocurre. No hay control, no hay límites, no existe la censura. Cada quien es amo y señor de sus palabras, de sus ideas, de sus propuestas. Es, en resumen, un metamedio en donde las verdades universales pueden ser halladas y difundidas. Es así (o más o menos así) que la humanidad piensa respecto al internet. Cualquier estupidez que esté escrita en wikipedia, es verdad; cualquier nota que publique el Deforma, es verdad (como aquella del pago de Samsung a Apple con monedas de centavo); cualquier foto o video truqueado posteado en facebook es verdad. La credibilidad del medio ha sido puesta a prueba una vez más y con resultados cada vez más duros e impactantes para los usuarios. 

El 3 de marzo del año en curso, un video comenzó a llamar la atención en la web. En él, personalidades como Moby, Christopher Lloyd, Tony Hawk, entre otros, mostraban un producto que muchos ansiaban desde que lo vieron en el cine en la década de los 80: una patineta voladora (hoverboard). La profética ficción de Back to the future II, en donde Marty McFly usa uno de estos productos para cambiar su futuro se afianzó en el pensamiento popular y, dados los avances tecnológicos del siglo XXI, algunos considerarían probable que alguien pudiera inventar tan extraordinario juguete y, en este video, parecía que al fin lo habían logrado.

 

En muy poco tiempo, el video se “viralizó y generó toda clase de reacciones en todo el mundo. Algunos se emocionaron hasta las lágrimas, mientras que otros, más escépticos, analizaron frame por frame en busca de respuestas. Lo cierto era que esta producción generó un word of mouth impresionante.

Hasta que los creadores del mismo, Funny or die,  salieron a la luz y explicaron que todo había sido una broma. Este sitio web produce cortometrajes en donde estrellas de la farándula participan en sketches cómicos y, si bien cuentan con un alto nivel de popularidad en el internet, su broma de los hoverboards superó por mucho sus propias expectativas.

Debido a ello publicaron un video en donde las estrellas que participan en la broma piden disculpas, más no antes agradecer el entusiasmo de quienes pensaron que este logro era real. En el caso de Lloyd, quien interpretó al científico Emmet Brown en Back to the Future, su mensaje es, más allá de una disculpa, es de tomar a la inspiración como excusa. Y funciona muy bien.

Pueden ver su video aquí.

Esta “broma” será un caso de estudio para sociólogos, mercadólogos y publicistas en general. Que no les extrañe verlo en alguna conferencia y plática en un futuro cercano. Y, sobre todo, nunca crean todo lo que se publica en internet.