hqdefault¿Cuántas veces hemos tenido que acudir a un módulo de información y esperar a que encontremos en éste la información que necesitamos? Muchas veces nos encontramos con un stand simple, con artículos promocionales y personas que hacen su mejor esfuerzo por otorgar la respuesta más adecuada o la debida información. Pero siempre con el mismo formato, misma operación. Los hace predecibles, poco atractivos y, al final, representa más un gasto que una inversión. 

La agencia canadiense Cossette aceptó el reto de cambiar el concepto de los stands informativos y propuso lo que al principio parecía un mueble interactivo. Y a todas luces funciona como tal, ya que el consumidor aprieta un botón e interactúa con el mueble. Sólo que no es una máquina la que platica con él, sino que, en este caso, es una ex alumna de la Royal Roads University quien platica su experiencia dentro del colegio.

 

Los consumidores al principio se muestran sorprendidos y hasta espantados, pero al final agradecen que no se pierde el trato humano, además de que el concepto les parece divertido e interesante. Ya no hay pretexto para proponer stands tradicionales y aburridos, es momento de seguir la tendencia.