telkinetic-coffee-shop-surpriseLa industria del cine es uno de los negocios que más ingresos capta e invierte en todo el mundo. Genera miles de empleos, invierte millones de dólares en comunicación y, si es lo suficientemente buena, recauda miles de millones de dólares en taquillas. El arte abrió paso a un negocio redondo que año con año se reinventa, tanto en la pantalla grande como en sus esfuerzos de comunicación que pretenden generar interés en el público. 

Durante los últimos 15 años hemos visto como las acciones BTL han sido fundamentales para las campañas de difusión de los grandes estrenos cinematográficos. Algunos muy básicos, otros muy rebuscados, pero ninguno como éste. En vísperas del estreno de la nueva versión del clásico de terror, Carrie, se ingenió un stunt publicitario en una popular cafetería en Nueva York.

 

Gracias a la magia de los efectos especiales y a una excelente actriz, varios consumidores fueron sorprendidos cuando ésta comienza a destruir el lugar con sus supuestos poderes telequinéticos, tal y como los usa la protagonista de la cinta escrita originalmente por Stephen King.

En pocas semanas sabremos si este remake supera o iguala a la versión original. Pero, por el momento, podemos divertirnos con las reacciones de las inocentes víctimas de esta graciosa e interesante activación.