Convertir algo común y corriente en algo totalmente diferente es algo común en las estrategias BTL. La tarea de una agencia creativa es re imaginar lo que se usa día con día y darle otro sentido, a veces más llamativo, a veces más divertido. El chiste es llamar la atención del consumidor y, como dicta la tendencia de los últimos años, ofrecerles una experiencia de marca.

Por ello, dentro de su campaña Not Normal,  Mini se dio a la tarea de convertir las calles de la ciudad en una especie de montaña rusa urbana, con tres de sus autos adaptados como vagones. De esta forma y a toda velocidad, recorrieron avenidas mientras divertían a varios consumidores que se armaron de valor y se montaron en la aventura.

Si están interesados en montar en esta curiosa y única atracción, pueden viajar a Toronto, Canadá y vivir una aventura diferente.

Información vía Creative Guerrilla Marketing.