Las grandes ciudades han sido precursoras de diversos movimientos por parte de la ciudad. Han inspirado canciones, libros, obras arquitectónicas completas, poesías, versos, vidas enteras. Quienes vivimos en ellas difícilmente nos maravillamos de nuevo por sus rascacielos enormes o sus avenidas interminables. Es sólo una mancha urbana que se expande cada vez más, inerte y sin emoción.

Pero para estos artistas urbanos, no lo es. Cada esquina representa un reto; cada calle una oportunidad; cada cornisa es un motivo más para alcanzarla con una acrobacia cada vez más atrevida.

Ellos son Light Emitting Dudes y hacen de un paseo nocturno en Bankok toda una experiencia visual. Las luces de la ciudad se mezclan con los trajes LED, con lo que crean coreografías impresionantes que se suman de forma natural al show nocturno que ofrece esta cosmopolita ciudad.

Si bien este ejercicio visual no es original, verlos correr a través de las oscuras calles de la ciudad asiática es inspirador y emocionante.