Esa pregunta ha sido clave para las marcas desde hace un par de años. En respuesta, hemos sido testigos de cómo los grandes anunciantes invierten en acciones fuera de lo común para llamar la atención del consumidor, atraparlo, seducirlo y convertirse en un incondicional para él. Ya no sólo son aparatos que te sirven para una función en específico, sino que son objetos de deseo que te dan estatus, credibilidad, imagen, te inspiran, te hacen más fácil tu rutina cotidiana. 

Justo en eso se concentró la agencia DDB Argentina, quienes se volaron la barda al resolver un problema común que a todos los conductores les ha ocurrido en algún momento de sus vidas: cansancio al manejar.

¿Cuántos accidentes no se podrían evitar si el conductor tuviera un par de horas para descansar? Para ello existen cientos de moteles que ofrecen un sitio seguro para todos los conductores. Pero la agencia, en conjunto con su cliente VW fueron más allá y convirtieron una incómoda estadía de un motel de paso en toda una experiencia de marca, denominada Volkswagen Suite. Este esfuerzo vale no sólo por la ambientación, el colchón nuevo, el wifi gratuito, sino por que lo hicieron gratis para todos los dueños de un VW, con lo que ofrecieron una vivencia totalmente diferenciadora y muy necesaria para todas las personas que deben conducir distancias largas.

¿Qué más puede hacer una marca por su consumidor? Estamos ante un momento creativo sin precedentes, en donde los sentimientos y esfuerzos fuera de lo común predominan en cuanto a estrategias de marketing y publicidad, sobre todo en el ramo del BTL, en donde todo, absolutamente todo, puede pasar.