La publicidad exterior siempre ha sido un medio eficaz, concreto y con muchísimo potencial en todo el mundo. Es, además, uno de los medios con mayor longevidad en la industria, así como uno de los muebles urbanos con mayor penetración en las grandes ciudades.

Hoy, estos estandartes de la publicidad se encuentran en peligro.

Reportes indican que, durante las noches, un grupo de personas suben hasta las azoteas y alienan los mensajes publicitarios de diversos anunciantes. Esto ocurre desde hace un par de días en Australia y Nueva Zelandia.

Obviamente se trata de una estrategia de guerrilla, ingeniada por la agencia DDB, la cual busca llamar la atención de una manera poco ortodoxa.

Información vía Ads of the world.