El arte de llamar la atención es todo un arte. En una urbe tan regularizada en su publicidad como Londres es complicado realizar acciones que llamen la atención del consumidor y no de las autoridades. Por ello, es necesario pensar fuera de la caja y, como se puede ver en este caso, hacer un mix entre el medio, el mensaje y el producto.

A través de miles de luces leds (48 mil, para ser exactos) que adornan la totalidad un Mini Countryman, la firma realizó una estrategia de guerrilla sostenida por un call to action digital.

El auto recorre las calles de Londres mientras proyecta videos que los usuarios a través de una app en facebook o en un micrositio o por medio de la aplicación Vine, siempre y cuando utilicen el HT #MINIartbeat. Así de simple, así de sencillo, los usuarios pueden crear contenidos que serán promovidos por un auto que recorre las calles a toda velocidad.

Este tipo de acciones confirma la creciente tendencia de las marcas de entretener y divertir a los consumidores por medio de experiencias poco convencionales.

Información vía Creative Guerrilla Marketing.