Uno de los elementos más atractivos para el ser humano al momento de interactuar con sus congéneres en diferentes ámbitos de su vida es el juego. Cualquier actividad lúdica en la que se involucra una persona genera al instante un cambio importante en su psique, separándolo de la realidad física al involucrarlo en momentos de ficción que transforman, aunque sea por un instante de su día, su realidad.

Algunos ejemplos de este cambio pueden ser:

1. Incertidumbre de su realidad VS objetivos claros a alcanzar.
2. Acciones rutinarias aburridas VS metas relevantes para ese mundo ficticio.
3. Amistades pasivas o aburridas VS grandes héroes con los cuales vivir aventuras.
4. Un “Yo” normal VS un Súper Héroe al cual representar.
5. Un cúmulo de deudas por pagar VS tesoros increíbles por descubrir.
6. Esfuerzo poco reconocido VS victorias que hacen una gran diferencia.

Y así podríamos encontrar muchos ejemplos más de las múltiples ventajas que los mundos o experiencias recreativas le brindan al participante.

Pero regresando al ambiente digital, ¿cómo es que esto beneficia a una marca en relación con sus consumidores?

Para responder este cuestionamiento me gustaría empezar por definir esta nueva forma de involucrar a un consumidor con una marca o servicio, mezclando experiencias sociales y digitales con elementos de juego, a la cual se le ha denominado gamification.

«Es el proceso de usar el pensamiento lúdico sumado a mecánicas de juego para resolver retos e involucrar la atención y las acciones de nuestros consumidores en una experiencia de marca».

Dejando claro el punto, ahora sí podemos comentar cómo está cambiando las estrategias de marketing digital esta nueva tendencia y cómo podemos aprovecharla para nuestra marca o bien para la de nuestros clientes.

Abriendo un poco el panorama les comparto los siguientes datos alrededor de esta actividad que amplían la perspectiva de los logros que podemos alcanzar:

Llega entonces la pregunta: ¿Cómo desarrollar una estrategia eficaz de gamification?

Pasos para desarrollar una estrategia exitosa de gamification

Si bien cada producto o servicio tiene su particular manera en que pueda ser abordado en esta perspectiva digital, les detallo a continuación una serie de puntos que considero importantes al momento de desarrollarlas.

1. Definir las metas y alcances de la estrategia. ¿Cuáles son los objetivos a cumplir y qué es lo que queremos Gamificar? (si me es permitido el término). Incluso que canales en online y offline queremos afectar.

2. Definir a quién queremos impactar. Al final del día nos toparemos con jugadores y entre ellos existen las siguientes categorías basadas en su comportamiento:

  • Dominantes: Juegan específicamente para competir contra otros jugadores y vencerlos.
  • Presumidos: Son aquellos que juegan para alcanzar logros y ganar reconocimiento en su círculo social.
  • Socialités: juegan para conocer personas y aumentar su número de conocidos.
  • Exploradores: Se involucran sobremanera en el juego para descubrir todas sus posibilidades y secretos.

Y no olvidemos los roles demográficos y de género. Las mujeres y hombres reaccionan de diferente forma, por lo cual debemos ser muy cuidadosos al planear estrategías para uno u otro segmento, lo que nos lleva al siguiente punto.

3. Motivación intrínseca de nuestro target. ¿Qué los mueve?¿El entretenimiento, la socialización, el reconocimiento, un bien superior, el compartir, el ganar por ganar, el estatus, el poder, etc.?

4. Investigar los hábitos y tendencias que está siguiendo en ese momento nuestro consumidor para ser asertivos en lo que creemos como experiencia de juego.

5. Después de la anterior labor de investigación es momento de poner manos a la obra y comenzar con eldiseño de nuestro concepto o historia, que definirá la experiencia que queremos que nuestros usuarios vivan, lo que al final debe ir empatado con los objetivos que teníamos desde un inicio.

6. Ya con el diseño toca el turno a darle forma al cascarón sobre el cual vivirá lo anterior. Es en este punto donde surgen el sistema de juego, los elementos de ambientación que lo rodearán, y las herramientascon las que contará el participante para alcanzar el triunfo.

7. Llega el momento de aterrizar todo lo anterior en el elemento de mayor importancia: la experiencia del usuario. Si bien no todo puede ser “gamificado” sí podemos extraer las metas principales y traducirlas en logros que nuestro consumidor experimente de manera divertida. Es en este punto donde debemos encontrar el balance necesario para que la experiencia se mantenga en un nivel de fluidez, sin caer en un nivel de dificultad que no permita su avance o bien en algo tan sencillo que no presente ningún reto al usuario.

Para terminar y dejarlos con un ejemplo claro, además de exitoso, de esta tendencia les presento el caso de Greenpeace que con una estrategía de gamification logró hacer la diferencia.