De repente es extraño encontrarse con perfiles de marcas o empresas  que cuentan con cientos o miles de seguidores en redes sociales, pero cuyo TL no ha sido actualizado por meses. En teoría, los Community Managers son personajes clave que  le otorgan valor a las marca al reunir miles de seguidores y postear contenidos valiosos dos o tres veces al día.

Si bien no hay una regla escrita sobre cómo se deben comportar las marcas o personajes públicos en redes sociales (y, en este caso, específicamente en twitter), sí existen unas reglas de “convivencia” que son las que permiten que esta herramienta de comunicación sea tan peculiar y resalte por encima de las demás. Y eso lo hemos aprendido por experiencia propia al interactuar en línea con nuestros propios TL.

–          Twitter es una herramienta de comunicación

Todas esas marcas que usan la herramienta como un canal donde sólo colocan links de sus spots en YouTube o a sus comunicados de prensa, les hace falta hacer contacto con sus seguidores. Esa es la razón principal de la existencia de twitter, permitir la conexión entre personas y el compartir datos, información, comentarios, consejos. A nadie le gusta seguir a una marca que sólo hable en 1ra persona.

–          Sea respetuoso y conteste sus replys

Si en algo es famoso twitter es que es una herramienta muy valiosa de denuncia. Por ello es de vital importancia que, si usted o la marca a su cargo recibe cuestionamientos o comentarios (tanto buenos como malos), es necesario que se de una respuesta a la persona que los realiza. Quedarse en silencio en el social media equivale a la muerte. Si ese es el caso ¿Qué sentido tiene contar con un perfil social si le temen a los comentarios de los consumidores?

–          Respete los comentarios de los demás

Miles de personas abusan del anonimato que ofrece el internet para hacer comentarios con dolo o que buscan afectar a la marca. Si, se ve muy mal que alguien le escriba un twitt con críticas o con una queja, pero es mucho peor si ésta es borrada o ignorada (ver el consejo anterior). Borrar o ignorar comentarios con dolo sólo nos hará convertirnos en el siguiente punto…

–          No sea un twittstar

No hay nada peor que un twittstar, esa persona o producto que tiene un millón de seguidores y que sólo sigue a… cuatro. Y lo peor, es que combina todos y cada uno de los puntos arriba mencionados: no respeta lo que piensan los demás, no contesta los replys y su mejor tema de conversación (o del que le gusta publicar) es de sí mismo. Hemos visto que en esta red social son muchos, pero muchos los que practican el lamentable arte del twittstar. Entre políticos, figuras públicas, marcas y anunciantes, no hay a quien irle.

–          No deje su perfil en el olvido

Wow, jugos “Patito” entró a twitter y publica cosas interesantes. O bueno, solía hacerlo hasta el 3 de agosto del… 2009. Desde entonces, acumula de 5 a 6 seguidores por semana, pero sus twitts se estancaron y su imagen no ha mejorado desde entonces. Jugos “Patito” le hace honor a su nombre al ser un perfil… patito. Se ve muy mal, ¿no?

–          Mejore sobre la marcha

Twitter es como un deporte que debe ser practicado día con día, exactamente igual que como pasa con la comunicación. Si uno no la ejerce, se estanca y se atrofia. Somos seres sociales por naturaleza y tenemos la oportunidad única de ser los pioneros en el social media, de poner las reglas que definan la comunicación comercial en las redes sociales. Hagámoslo con inteligencia.