Todos sabemos que el mes pasado se realizó la cumbre del G20 en Los Cabos, Baja California, evento que reunió a dirigentes de los 20 países más importantes del mundo, económicamente hablando. A ellos se les sumaron artistas, intelectuales y activistas con el único fin de enfilar sus estrategias y planes de crecimiento para el avance sustentable de la economía global.

Pero no vengo a hablarles de datos que seguramente ya conocen o de los que están familiarizados. Más bien, quiero contarles lo que pasó detrás de este evento que marcará un antes y después den ifahto.

Desde hace unos años tenemos la fortuna de realizar, en conjunto con Poder Cívico, el evento Ciudad de las Ideas, el cual cada vez crece tanto en tamaño como en importancia. Tal ha sido su relevancia dentro del ámbito político-social de México que logró hacerse de un espacio previo a la magna reunió de los mandatarios más influyentes en el planeta. Con esta oportunidad, no sólo tendrían que mostrar a México y al mundo las razones por las que Ciudad de las Ideas es un evento de primerísimo nivel, sino tendría que probar que estaban a la altura de un evento de importancia global.

Imaginen nuestra sorpresa cuando levantamos el teléfono y nos comentaron del proyecto. “Queremos algo de igual calidad que Ciudad de las Ideas, pero con un mensaje que resuene en todo el mundo”. Con esas palabras el sueño de todos los involucrados tomó forma y nombre, Rethinking G20.

Como el título lo dice, éste sería el momento para cambiar perspectivas, enfilar prioridades, mejorar relaciones y, además, mostrarle al mundo que, al igual que con la COP 16, México está listo y preparado para ser anfitrión de eventos que cimbran al mundo entero.

Con esto como base, toda la fuerza de producción que conforma el  departamento operativo de ifahto puso manos a la obra meses antes del evento. Habría que medir, adaptar, acondicionar, preparar, cortar, conseguir, enumerar, coordinar, operar, musicalizar, secuenciar. En pocas palabras, producir. Y creo que, en esto, nos sacamos un díes.

Describir el proceso que seguía el escenario dentro de la dinámica del evento sería intentar explicar una serie de ecuaciones matemáticas que para muchos no tendrían sentido. Pero, orgullosamente les comento que el dinamismo, innovación y vanguardia que el evento requería fueron reflejados en nueve cubos que subían y bajaban a lo ancho y largo del escenario. Combinado con una serie de proyecciones, mapeo y renders en 3D, cada expositor tuvo escenografías y espacios diferentes para interactuar, para fluir, para comunicar.

A esto se le suma que el Presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, otorgó premios tan importantes como el Aguila Azteca personalidades internacionales como Robert Bruce Zoellick, presidente del banco mundial;  Margareth Chan, directora de la Organización Mundial de la Salud; Kumar Pachauri, director general del Instituto de Energía y Recursos y presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas.  Finalmente, también fue reconocido el trabajo de  Nicholas Stern, presidente del Instituto Grantham de Investigación del Cambio Climático y Medio Ambiente del Reino Unido.

Para nosotros fue, literalmente, un placer producir un evento tan importante como lo fue Rethinking G20, no sólo porque nuestro cliente quedó satisfecho, sino por que contribuimos a que la gente repensara sus conceptos, sus ideales y abriera su mente a nuevas ideas y maneras de pensar. Ese fue el deber del G20 y creemos que lo cumplimos cabalmente.