Tener un producto contundente y a buen precio no garantiza que sea un éxito, ya que falta que tenga una excelente exposición en el punto de venta. En general, el espacio en tiendas de autoservicio y de conveniencia siempre es el adecuado, ya que los anaqueles  suelen adecuarse al espacio que el proveedor requiere. Pero, ¿Qué ocurre cuando es mucha la oferta y el espacio es limitado?

Podemos imaginar algunas soluciones prácticas, las cuales involucran mayor inversión para el retail, pero a la larga sería una mala idea. En cambio, con un poco de ingenio puede encontrarse una solución real al problema y, por qué no, crear un nuevo canal en donde se ofrezca el producto.

Ante el poco espacio y cuidado que se tiene en el punto de venta en Japón, Kit Kat encargó a la agencia JWT Japón que resolviera el problema del poco espacio en anaqueles, de manera  que el producto sobresaliera del resto de la competencia.

Entonces, el equipo creativo de la agencia se encargó de ingeniar una estrategia en donde involucró el gusto del chocolate, el servicio postal nipón y la tradición japonesa de enviar mensajes escritos a los seres queridos. Es así como nació el concepto llamado Kit Kat Mail.

Esta alianza entre el servicio postal japonés y Kit Kat logró que ambas partes salieran beneficiadas. Por un lado, la inversión privada hacia el servicio postal mejoró las condiciones de los trabajadores, mientras que el anunciante consiguió convertir a las oficinas postales en tiendas Kit Kat, con lo que logró crear más de 24 mil puntos de venta exclusivos para su marca. Asimismo, al ofrecer un servicio único (un mensaje escrito con un dulce como “plus”), Nestlé consiguió vender más de 260 Kit Kat Mails en un año y logró un impacto gratuito en medios (televisión, prensa, revistas e internet) equivalente a un millón de dólares en estrategias de relaciones públicas.

Acciones como esta demuestran que el punto de venta no se encuentra limitado a un anaquel, a una tienda, a un establecimiento comercial. La oportunidad está en cualquier parte, siempre y cuando se invierta un poco de creatividad y el timing sea el correcto.