Existen muchos consumidores que no se “alucinan” propiamente con experimentar o poseer lo más caro. La sociedade está cambiando. El consumidor ha descubierto que gracias a los medios digitales puede obtener ese “status” de otras formas…

El lujo tradicional y exclusivo, que consiste en comprar y presumir de tener más y mejores cosas que los demás, no ha desaparecido, ni parece que vaya a hacerlo. Pero ya no se trata solamente de tener más y mejores productos, sino también de historias y experiencias que contar. El resultado principal de años de individualismo, es que los consumidores ya no quieren ser como los demás, sino que quieren ser únicos.

“Tener”, ya no es la única manera de adquirir status, más bien, el hecho de proporcionar (información, fotos, ideas, conceptos, etc.), igualmente dice mucho de la persona. Uno de los principales motores de la “generosidad” es el movimiento de dar, de compartir (especialmente online).

Para los compradores, el estatus radica en conseguir que un grupo, aprecie y se asombre con lo que saben o con lo que pueden crear y no solamente por lo que consumen.

Estar informados, conocer pero también ser capaz de encontrar lo único, lo más “cool”, lo más vanguardista, las últimas tendencias… Se ha convertido en una fuente establecida de estatus, de consumidores que se convierten en expertos en algún tema y que han encontrado en la red el medio de expresión idoneo pudiendo exaltar de la manera más sublime un producto o hacerlo añicos con la crítica más dura y sin reservas que se pudiera expresar.

El mundo online es una interminable fuente de estatus. Todo tiene que ver con quién te conectas y quién se conecta contigo: Los amigos del Face, los seguidores de Twitter, los lectores de tú blog, etc. Todos estos datos conforman el estatus social de cada uno y pueden ser compartidos de manera instantánea y a gran escala.

Finalmente, poco a poco va aumentando esta necesidad de los consumidores de alimentar, mantener y mejorar su presencia online, por lo que cualquier iniciativa que ayude a coleccionar, comunicar o extender “honores” online, será bien aceptada y es ardua tarea de todos aquellos de los que nos dedicamos a la mercadotecnia y/o publicidad, encontrar la manera de que los consumidores de nuestros clientes, direccionen sus sentimientos de status hacia sus marcas para engrandecerlas.

Nos debe de quedar claro que las marcas no son ya propiedad de sus creadores, han pasado a las manos de los consumidores y son ellos a través de su status: on line, los que definen sin ningún reparo si vale o no la pena darle retwitt o bloquearlas. Es aquí donde nuestra experiencia y conocimiento se deben ver reflejados en campañas diferenciadores que provoquen una viralización positiva de aquellos productos con los que interactuamos.

Mientras creamos estas estrategias, les dejamos una probadita de status que nunca esta de más para darnos una idea…

www.thecoolhunter.net

www.theurelandthomas.com

www.cedecasa.com.mx/

www.chemamadoz.com/gallery6.htm